Entorno Natural

ENTORNO NATURAL

Fuente

Figueruela se encuentra dentro de la región mediterránea. Presenta un clima mediterráneo con rasgos continentales, caracterizado por inviernos fríos y veranos secos y calurosos.
El entorno natural de nuestro pueblo está muy modificado por el ser humano debido a las actividades agrícolas y ganaderas que se han realizado durante siglos en la comarca. Las extensiones de cereales, la superficie dedicada a la horticultura, las plantaciones de castaños o las grandes praderas para la ganadería son buena prueba de ello. Ambos pueblos tienen zonas repobladas de pinares, siendo el pino silvestre y el pino negro las especies predominantes.

Figueruela se sitúa a una cota en torno a 800 metros de altitud, donde el ecosistema característico es el encinar, cuya vegetación típica son los ejemplares de encina (Quercus ilex rotundifolia) o “carrascos”, y especies asociadas como alcornoques (Quercus suber) y madroños (Arbutus unedo). Las especies arbustivas más comunes son la escoba blanca
(Cytisus multiflorus), la retama negra (Cytisus scoparius), la jara pringosa (Cistus ladanifer), el cantueso o lavanda (Lavándula stoechas), la carqueixa o carqueja (Genista tridentata) y el brezo o “urz” (Erica arborea), entre otras.

escoba_blanca urz
Escoba blanca
Urz

 

Sierra de la Culebra

 

Buena parte de la superficie del Ayuntamiento de Figueruela de Arriba forma parte de la Sierra de la Culebra. Este espacio natural es desde el año 1973 Reserva nacional de caza, además está declarada como Espacio Natural Protegido por la Comunidad de Castilla–León y forma parte de la Red Natura 2000.

Abarca una extensión geográfica de 67.340 hectáreas de terrenos públicos y privados pertenecientes a 12 municipios
de Aliste, Tábara, Carballeda y Sanabria. Su nombre se debe a su singular geomorfología caracterizada por una cadena serpenteante de Sierras (Sierra de la Atalaya, Sierra Baja, Sierra de Sesnández, Sierra de Cavernas…) que la cruzan de oeste a este, continuando en Portugal con el Parque Nacional de Montesinho, situado en la Región de Tras os Montes.

sierra_culebra
Sierra de la Culebra

La altitud máxima está en Peña Mira, con 1.238 metros. La Sierra está formada por materiales cuarcíticos que afloran en las cumbres y pizarrosos en las áreas más deprimidas. La hidrología de “la Culebra” viene determinada por sus ríos principales: el Tera (con sus tres embalses), el Esla y el río Manzanas o Maças (en el término de Figueruela en su curso medio y final) que hace frontera con Portugal y está alimentado por multitud de afluentes como el Arroyo del Cabrón.

rio_cabron penamira
Río Cabrón
PeñaMira

En la vegetación que encontramos en este espacio vemos las modificaciones que ha realizado el hombre con el paso de los años, ya que lo que antiguamente eran grandes bosques de castaños y robles se han transformado en áreas de extensas repoblaciones de pinares.

Las laderas de la Sierra se cubren con brezales o “Urz”, carqueixa y escoba. En las riberas de los arroyos encontramos los alisos sujetando los materiales sedimentarios con sus raíces, chopos, olmos o “negrillos” y saucedas. A partir de abril, las praderas se cubren con flores primaverales como el clavel (narciso) y la ceruda (celidonia).

La Sierra de la Culebra destaca por su gran diversidad faunística, entre los que encontramos a anfibios como el tritón jaspeado; pequeños reptiles como la lagartija colilarga o la salamanquesa y culebras de agua. Las especies ornitológicas
que se pueden observar, entre otras, son el aguilucho cenizo, el halcón peregrino, el águila real, el milano negro, algunas rapaces nocturnas como el búho real, y otras como la perdiz roja, el carbonero, el martín pescador cerca de los cursos fluviales…

Pero sin duda los animales más característicos de este entorno son los mamíferos, como los ciervos (Cervus elaphus) o los corzos (Capreolus capreolus) con su característica berrea a finales de septiembre. Destacan también las poblaciones de jabalíes (Sus scrofa), gato montés (Felis silvestres) y mustélidos como la comadreja, la garduña o el turón.

lobo2 corzo
Lobo
Corzo

Las laderas de la Sierra no serían las mismas sin el mamífero más singular que recorre estos montes: el lobo ibérico (Canis Lupus Signatus). Aquí se encuentra la mayor densidad de población de lobos en toda España. El lobo ha sobrevivido gracias a un plan de recuperación que se hizo efectivo en los años 90 cuando la población empezó a recuperarse, siendo actualmente una especie muy numerosa y estable en la zona. Este gran mamífero de hábitos crepusculares y nocturnos es difícil de observar en su hábitat natural. Sin embargo podemos apreciar los rastros que deja en la sierra: sus excrementos característicos y las huellas de sus patas.

(Más datos sobre el lobo en Multimedia – El Llobu)

Bibliografía

BARIEGO HERNÁNDEZ, Patricio y GUTIERREZ GARCÍA, José Luis “Tierra de Urces y Lobos”. Caja España. Zamora, 1998

“GUÍA DE RECURSOS TURÍSTICOS”. Ayuntamiento de Riofrío. Zamora, 2007