El Castro

MATERIAL

Cada uno de los jugadores tenía que tener 6 piedras pequeñas o algún objeto redondo que valiera como ficha.

DESARROLLO

Se pintaba unas líneas en el suelo:

Para llegar a hacer «un castro» tenía que haber tres fichas, de un mismo jugador, seguidas en horizontal o vertical del cuadrado. Cuando esto sucedía el jugador debía decir «Castro derecho y bien hecho», ganando así la partida.

OBSERVACIONES
Se rige por las mismas reglas del afamado juego «Tres en Raya».