Nueva Buraco-web

¡Hola amig@s!

Estrenamos nuevo look en la web de Buraco ¿le habéis echado un vistazo? de momento los contenidos son los mismos que en la antigua, pero esperamos poder ampliarlos en breve, ahora nos resultará mucho más fácil :) Si detectáis cualquier error u omisión hacednoslo saber…

Además retomaremos la actividad de este blog, ya que no todo el mundo tiene facebook, y así podremos llegar a más gente. Así que aprovechamos la ocasión para recordaros que las buraco-actividades están al caer ¡¡no queda nada!!

Calendario_Actividades_2014

 

Pinto, pinto

Se colocan las manos del niño con los dedos extendidos y se le van contando los dedos al ritmo de la canción. El niño esconde el dedo correspondiente y se vuelve a repetir la canción hasta que quede el último dedo.


"Pinto, Pinto, gorgorito,
Vende la vacas a veinticinco
y los bueys a veintiseis
Tengo un buey que sabe arar,
retejar, dar la vuelta a la redonda
y este dedo que se esconda"

 

Otra versión:

 

"Pinto Pinto,
yo pinté tres ratones a correr
Uno lo cogí pol rabo,
otro lo llevé al mercado
¿Cúanto vale este ratón?
Un doblín, un doblón
Arre, burra, pa la cuadra,
que tú no vales nada
"

Dicodín, Dicodán

Para un niño algo más grande, con el adulto sentado, coloca el niño su abdomen sobre los muslos del adulto de manera transversal, quedando su espalda a mano del resto (otros niños y el adulto), quienes dando suaves golpes en la misma a la vez, cantan:

"Dicodín, dicodán,
de la mano el cordobán,
del cordero ballesteros
¿Cuántos dedos hay en medio?"

 

En ese momento cada uno deja apoyados sobre la espalda el número de dedos que decida, número total que el niño tiene que adivinar. Cada vez que diga un número fallido se le canta:

 

"Si hubieras dicho cinco (por ejemplo)
ni perdieras ni ganaras
ni te dieran bofetadas"

 

E inmediatamente se vuelve a empezar: "Dicodín, dicodán…"


Cuando acierta el número, si hay más niños, es el momento de cambio de turno, pues normalmente quieren estar en la posición del que tiene que adivinar.

Piececitos

Con el bebé tumbado de manera que su espalda se apoye en nuestros muslos y sus piernas apoyadas en nuestro cuerpo hasta el pecho, se la agarran los piececitos, que se separan y se juntan en un amplio movimiento de las piernas, mientras se le canta:

"Estos piecitos,
que son hermanitos,
fueron a un nabal,
trajeron un nabito,
vino la raposa,
los quiso coger,y como eran pequeñitos
echaron a correr, a correr, a correr…"

Sierra, sierra

Con el bebé sentado en el regazo, agarraditas las manos, frente a frente, sucesivamente se le tumba y se le incorpora, de manera que vuelva a quedar sentado, mientras se le canta:

"Sierra, sierra, mandinguera,
tú con la lima, yo con la sierra
Los del Rey sierran bien,
los de la Reina también"

La Peonza

Se fabricaban artesanalmente de ahí su apreciado valor.

La peonza se tiraba al suelo impulsándola con una cuerda e intentando que bailara sobre el eje.

Curiosidades: también se utilizaban los carretes de hilo grandes como peonza. Se quitaba uno de los laterales y se le ponía una punta para hacerlo bailar como una peonza.

peonza

 

La Tajuela

Lógicamente no podía faltar el juego por excelencia de la zona, que actualmente se conserva y practica todos los veranos, teniendo su propio campeonato en las fiestas locales.

CAMPO DE JUEGO

Lugar amplio, la era del pueblo

DESARROLLO

Se colocan dos chitos uno en frente del otro a una distancia grande y cada equipo de jugadores tira la piedra para poder tirar el chito.

Siempre se puntúa al equipo que logre tirar el chito, si éste se cae se puntúan cuatro puntos y si no cae se tendrá en cuenta la piedra que quede más cerca del chito y se sumará dos puntos.